La magia del problema

Una persona con toda la buena intención del mundo, pero con escaso conocimiento de las cuestiones espirituales (poco contaminadas por religión), me envió la imagen que acompaña a este texto.
Si por algún motivo no puedes leerlo, te cuento que dice que la palabra “be’aia” (en hebreo problema) es en realidad formada por las letras iniciales de cuatro palabras: Boré ‘Olam Iftor Hacol – El Creador del Universo Resolverá Todo.

Ciertamente suena precioso, una maravilla de mensaje New Age, que mueve a pleno la motivación emocional, colma de satisfacción la neurona de la religiosidad, y si queda sin el análisis desde la Inteligencia Espiritual puede convertirse en un lema de cabecera.
Porque, en verdad… ¿no es mágicamente lindo?

Pero, falta agregar un pequeño ingrediente para convertir la magia en milagro; la espera pasiva en espera activa; la fe en EMUNÁ.
Lo que le falta es el detallito insignificante que Él nos puso en Este Mundo para ser Sus socios, es decir, nos dio tarea y cada cual debe realizar la suya. Ni el vecino hará la mía, ni yo la suya. Tampoco el Creador cargará la mochila tuya o de aquel; porque de hacerlo nos está negando y eso sería ir contra Su Voluntad.
Él nos creó para que tengamos un rol activo, de verdaderos socios, no de meros espectadores o de anhelantes recipientes sin voluntad y accionar.

Por tanto, a la frase tan maravillosa y hermosa le sería más certero el verbo Iashlim = Completará; pues quedaría que El Creador Completará Todo.
Tú haces tu parte, el vecino la de él, cada uno de los casi 8.000.000.000 de humanos la suya y dejamos al Señor que se encargue de completar el resto.
¿Vamos a hacerlo?
Así nos desprendemos de las pesadas cáscaras de la religión y nos ponemos en la escala de la espiritualidad.

https://www.facebook.com/yespiritual/photos/a.1591751340889361/2022843411113483/?type=3&theater

Deja un comentario