Lo que no se pide en Rosh haShaná

En Rosh haShaná no se estila hacer peticiones personales.
Se rezan las plegarias codificadas por los Sabios, que en el momento de pedir son muy limitadas y enfocadas más en lo colectivo.

A diferencia de otros días, no se ve con buenos ojos el que la persona se dedique a pedir favores de parte del Creador.
Porque, es el aniversario de Su coronación como Rey del universo.
Es el tiempo en el cual volvemos a elegirlo como nuestro Rey, para servirLe y hacer según Su Voluntad.
Por tanto, no es correcto andar mendigando las migajas de Su trono.

Al mismo tiempo, es el Día del Juicio.
Cada humano pasa por una intensa evaluación de parte del Rey.
No importa quien sea, lo que crea, lo que opine, lo que piense, lo que adore como deidad o nulidad; todos, uno por uno pasamos por el escrutinio en esta jornada especial.

Cada NESHAMÁ (espíritu, chispa de Divinidad, Yo Esencial) reporta la conducta del período que ha finalizado.
No hay lugar para los engaños, ni mentiras.
Las excusas no corren, ni siquiera se intentan.
Es el mundo de la verdad, al cual pertenece la NESHAMÁ.
Por tanto, cada persona declara su accionar ante el Trono del Juez.

Es un día intenso, de saberse bajo el dominio absoluto del Creador.
¿Cómo se puede considerar que aquel que es juzgado por su conducta, sea quien esté reclamando favores y beneficios?
Como mucho, que se solicite el perdón por las conductas erróneas, que sea aceptada la plegaria y admitido el arrepentimiento.
Y luego confiar en que el Juez es justo y todo lo que decreta es de acuerdo a Su Sabiduría.

Pero también, el Juez de justicia es misericordioso.
Por ello, acepta al arrepentido con sinceridad.
Permite que los errores sean reparados, que lo doblado pueda enderezarse.

Sin embargo, no hay que exagerar de la Bondad del Creador.
Más bien, ubicarnos y ser respetuosos, humildes y servidores.
Saber que la magia no ocurre, ni el milagro llueve.
Pero que hay un sentido en el universo y somos tomados en consideración por Alguien.

Así pues, trata de apagar tu deseo y afán pedigüeño para enfocarte en la realización de buenas acciones.
Que sean tus buenas obras las que te representen y las que elaboren para ti un tesoro de insuperable bienestar aquí y en la eternidad.
Permite que al menos por este día el rezo sea de conexión contigo, con el prójimo, y por sobre todo con el Creador.
Que puedas alabar al Rey en el aniversario de Su coronación.
Que puedas agradecer por cada aspecto de tu vida.
Que puedas reconocer lo bueno y lo no tanto, para ver qué hacer con ello para perfeccionar tu vida.
Que puedas pedir por el bienestar del colectivo.
Que puedas someter al EGO, al menos por un rato, a que trabaje en su tarea para la cual ha sido creado y deje de gobernar en el lugar de la NESHAMÁ.

https://www.facebook.com/yespiritual/photos/a.1591751340889361/2046756142055543/?type=3&theater

Deja un comentario