Lo que no se puede comprar

Pareciera evidente la verdad de esta frase, pero para algunas personas resulta que no lo es.
De hecho, hasta tienen la convicción de que es una idea falsa la que dice: “el dinero sirve para comprar objetos o servicios, no cariño, ni amor, ni respeto”.

Por ello andan repartiendo sus posesiones con el afán de conquistar la ternura, obtener devoción, ser valioso para alguien; porque sienten que no están siendo considerados, que no andan con el alma en pena por la soledad.
¡Difícilmente lo van a confesar!
¿Cómo se van a rebajar a admitir esa amargura, teniendo la opción de comprar adhesiones y honores?
Hasta pueden llegar a sufrir en silencio y negándose el dolor, no siendo capaces de confrontar su estado calamitoso.

Cuando analizamos sin pasión nos encontramos que lo que están adquiriendo son los servicios de esas personas, que podrían estar camuflados como un sincero afecto.

El asunto es que terminado el billete, no tarda mucho en terminar el supuesto amor.
Tenlo presente, por favor.
No hay amistad, ni matrimonio, ni lazos afectivos que se sostengan en base al dinero.

Ahora, si quieres comprar nuestro cariño y respeto con tu apoyo económico, ¡hazlo!
Con gusto recibiremos tus aportes, porque estarás ayudando a que la LUZ del Eterno pueda ser difundida y alcance a más personas en oscuridad.
Así eres socio de esta tarea sagrada.

Deja un comentario