La sicosomática

«רֽוּחַ־אִ֭ישׁ יְכַלְכֵּ֣ל מַֽחֲלֵ֑הוּ וְר֥וּחַ נְ֝כֵאָ֗ה מִ֣י יִשָּׂאֶֽנָּה:
El ánimo del hombre le dará fuerza [también] durante su enfermedad; pero, ¿a quién soportará el ánimo abatido?»
(Mishlei/Proverbios 18:14)

En el siglo XX se hizo claro que los pensamientos podían llegar a influir, para bien o mal, en el bienestar corporal. Sea como ideas, creencias, sentimientos, fantasías, racionalizaciones; cada una podía aportar su grano de arena en la manifestación de una dolencia, o ser el directo causante de alguna.
Entonces se desarrolló una rama nueva de la ciencia a la que se denominó Psicosomática, también están los desordenes somatomorfos.
Para algunos pudiera parecer cosa de magia, pero tiene sus bases científicas, al menos al día de hoy.

También el ambiente afecta, sea el medio físico como el ámbito social, de eso no hay dudas.
Por lo cual, queda en evidencia de que no enferma ni sana el cuerpo, sino la persona como un ser integrado, multidimensional, complejo.

Es por ello de suma relevancia estar coordinado en todos nuestros planos de existencia (físico, emocional, social, menta y espiritual); nutrido en cada uno; que existe un equilibrio dinámico entre ellos; para que de esa manera se pueda disfrutar más plenamente de los recursos que tenemos a disposición.

Lo que para el pensamiento occidental fue novedoso hace unas pocas décadas, ya venía siendo conocido y enseñado en otras culturas.
Como por ejemplo advertimos en la sagrada Tradición, que desde al menos tres mil años atrás éste era un concepto que ya se manejaba.

Releamos la cita del libro de Mishlei con que iniciamos esta lección.
¿Ves lo crucial del pensamiento positivo, realista y no mágico, a la hora de enfrentar alguna enfermedad?
Con la persona enfocada en la cura, en crecer, en no permitir ser derrotado por la amargura y el desánimo.

Finalmente la muerte nos termina llevando, pero que sea con una sonrisa plácida, de confianza en el Eterno, de poder y no la mueca de la impotencia, del sometimiento, del enojo que no aporta y sí quita mucho.

¡Arriba el ánimo!
Que el espíritu dé potencia para ser poderosos.

https://www.facebook.com/belev18/photos/a.1591751340889361/2075776275820196/?type=3&theater

Deja un comentario