La venida del MASHIAJ

Según dejan constancia la verdaderas profecías mesiánicas, el Mashiaj/Mesías (el ungido como rey de la nación judía) surgirá en algún momento.
Es un hecho cierto e ineludible, porque las profecías positivas se cumplen llegado su momento, no son revocables por ningún decreto o suceso.
Así pues, esperar con confianza al Mashiaj es parte sustancial de la creencia judía tradicional.

Pero lo que no está decidido es el entorno para su revelación; porque se nos han dados dos caminos, dos opciones.

Puede aparecer cuando la situación mundial sea absolutamente calamitosa y el pueblo judío en terrible riesgo de existencia; y entonces vendrá a poner orden por la fuerza. Establecerá la armonía que el hombre quebró, para lo cual serán necesarias también acciones destructivas, violentas, estremecedoras. Sí, tal cual lees; porque el Mashiaj NO es una mansa ovejita que da la otra mejilla, sino un rey poderoso, un general valiente, un juez que no tiembla en sentenciar. Como el dentista que extrae un diente podrido, como el cirujano que extirpa un órgano corrompido, como un justiciero que aterroriza a los maleantes.
Porque las cosas estarán tan catastróficamente mal, el sufrimiento que nos habremos provocado será tan tremendamente insoportable, el daño mundial que habremos hecho será tan extremo; que solamente medidas también extremas serán las que permitan corregir el curso de los acontecimientos.
Serán los impulsos para que el péndulo se acomode a un centro de bondad, crecimiento, solidaridad y todo lo bueno que el hombre por sí mismo no pudo lograr.
Obviamente, ésta es la opción que debiéramos evitar a toda costa; pero tristemente es la que parece ser la que andamos y cada vez más convencidos y rápidos.

La otra opción, la que me encantaría que conociéramos y aplicáramos es la siguiente.
La humanidad está dedicada a construir SHALOM, por tanto pensamos, hablamos y actuamos con bondad y justicia. Somos leales al Eterno y Sus Leyes. Cumplimos los mandamientos que nos corresponden con amor y sin esperar recompensas. Colaboramos para que el mundo, el próximo y el lejano, sean un verdadero Paraíso Terrenal.  Las sociedades se benefician de individuos centrados y responsables. Los individuos se benefician de sociedades benéficas, en verdad y no paternalistas.
El conocimiento de las cosas sagradas es abundante, las peleas se borraron de la memoria.
Un sueño, muy lejano por lo que pareciera ser.
Entonces, como culminación de este desarrollo de la humanidad aparece el Ungido, que sin esfuerzos, sin grandes modificaciones viene a consolidar la Era Mesiánica.
¡Cómo me gustaría que fuera así!

Ahora, me pregunto: ¿te diste cuenta de que esperar al Mashiaj en las condiciones en las que está la humanidad, no es para estar feliz sino con el ánimo dolorido?

¿No es hora de provocar cambios radicales para que la LUZ alumbre en vez de mantenernos en sombras de muerte?

https://www.facebook.com/belev18/photos/a.1591751340889361/2090098747721282/?type=3&theater

Deja un comentario