Fuera disfraz, hola felicidad

Es parte de la naturaleza humana ir confeccionando disfraces que nos van recubriendo nuestro Yo Esencial (la NESHAMÁ, el espíritu).
Se forman con mandatos sociales, imposiciones parentales, reacciones del EGO, componendas para sobreponerse a miedos, pasiones inadecuadas, reglas bizarras que se valoran como fundamentales.
Girones y retazos que se cosen y amontonan para dar algo de forma a esa personalidad que se va creando de esta manera.

Estas simulaciones nos van alejando de la salud, de la estabilidad, del bienestar y nos llevan a estar encarcelados en celditas mentales. Nos esforzamos por mantenernos dentro del personaje creado, perdiendo así la energía y la oportunidad para estar felices y con mayor gozo de la bendición.

Llegamos hasta a mentirnos en solitario y hacernos creer esas mentiras, con tal de no hacer el trabajo reparador de despojarnos de los rostros falsos para asumir con dignidad y belleza nuestro verdadero ser.
Nos agobiamos con religiones, partidos políticos, ideologías, creencias, tareas absurdas, entretenimientos asfixiantes, lo que sea necesario para adormecer la conciencia y apagar la vocecita poderosa de la NESHAMÁ que nos reclama para vida y eternidad.

Es hora e quitarse el disfraz, al menos por un rato.
Animarse a ser auténtico, como mejor se pueda.
Reír con franqueza, mirarse con amor, disfrutar de los errores, hacerse cargo de la propia vida para que sea acorde a la NESHAMÁ y no al EGO.
Olvidarse de las religiones y no parar a adorar dioses falsos.
Estar en el Paraíso, desnudo y sin vergüenza, en tus emociones y pensamientos… al menos un ratito.

Eres tú el único que seguramente ganará del despojo de la personalidad del EGO.

https://www.facebook.com/belev18/photos/a.1591751340889361/2093268880737602/?type=3&theater

Deja un comentario