Personas espejo

¿Cuando te miras al espejo?
¿Qué estás viendo?

Ciertamente NO estás viendo tu Yo Esencial (NESHAMÁ o espíritu), pues nunca alcanzamos a manifestarlo a través de nuestro Yo Vivido (las diferentes máscaras que forman la personalidad).

Tampoco te estás viendo, en todo caso sería la imagen que se refleja en el vidrio y que alcanzas a percibir.

Pero tampoco es eso lo que ves, porque el mirar es mucho más complejo que un complicado funcionamiento de órganos y sistemas físicos. Requiere de la interpretación, del manejo de la información, de la formación de ideas; lo cual no es un procedimiento mental exclusivamente, sino que está influenciada por lo emocional y lo social.

En resumen, no podrías dar una respuesta simple a la pregunta de qué estás viendo al espejo cuanto te miras.

Se forma una imagen mental, distorsionada, que muestra y oculta, que revela y cubre, que refleja e inventa.

Pero además del espejo vidriado, podemos cruzarnos con “personas espejo”.
Gente que tiene la cualidad de devolvernos sentimientos y emociones, siendo como pantallas que nos están proyectando con más fidelidad que cámaras 4K (súper alta definición).
Porque no se quedan solamente con la forma física, ni impactan con el reflejo lumínico, sino que incluyen aspectos que solemos ocultar o ignorar.

Las “personas espejo” no te agreden, eres tú el que agrede y no te gusta recibirlo.
Tampoco te elogian, eres tú el que lleva una conducta estupenda y cosechas tu conducta.
Tampoco te entristecen, es tu amargura espejada, el dolor que no quieres sentir pero la “persona espejo” te impone con su presencia.
Tampoco te enseñan, sino simplemente te dejan aprender de lo que ya sabes.

Hay otras personas que funcionan como espejo, pero no por estar preparados para ello, no porque blanquean su personalidad para servir como pantalla de tu personalidad; sino por el rol que están cumpliendo en este momento de la vida para ti.
Estas otras personas que espejan son las que de alguna manera te disgustan, algo en ellas te desagrada y no sabes qué, te golpean con su forma de estar en la vida.
No es algo que te estén haciendo, ni una conducta violenta que ejerzan sobre alguien, sino un “no sé qué” en como son.
Entonces, es hora de que te propongas descubrir los aspectos de tu personalidad que te faltan pulir, que son los que te están castigando en tu vida, y que estas personas que espejan están revelando.
Porque lo que te desagrada de ellos es lo que presientes de ti que ellos están alumbrando.

Te repito, esta personas que espejan seguramente tienen muchos aspectos que corregir en su propia vida, pero no es en eso que te tienes que enfocar, sino en cómo ellos con su forma de ser te denuncian tu forma de ser. Aquello que no quieres ver en ti, eso que prefieres excusar, lo que dejaste debajo de la alfombra pero bien que está molestando y consumiendo tu energía.

Gracias al desagrado al confrontar con las personas que espejan, puedes pulir las aristas negativas de tu Yo Vivido para acercarlo a tu máxima expresión, para que seas reflejo de tu Yo Esencial.
Llegado a ese punto, podrás ser más objetivo al evaluar la conducta de otros y decidir si lo que te ofusca es ese elemento tuyo que está manifestando el otro, o realmente tu voluntad de que haya justicia y bondad en el mundo.

Quizás es un concepto muy extraño y que no lo alcanzas a comprender aún.
Está bien, solamente date cuenta de que existen estas personas y son de impresionante provecho y bendición para el que decide aprovechar sus dotes y disfrutar la bendición por su servicio.

Deja un comentario