Estrategia de engañador

El engañador tiene que encontrar algún punto débil en ti para poder dominarte y entonces “venderte” su producto.

Es común que use para ello algún miedo, que se resuena en puntos oscuros de tu Sistema de Creencias, logrando de esa manera provocarte un sentimiento de impotencia y dejarte (al menos por un momento) indefenso.
Entonces, estás por caer en su trampa, o ¡ya caíste!

Sí, tal cual, te regala miedo para venderte, muy caro, SU solución.

Como recordarás que enseñamos en varias oportunidades, el miedo no tiene existencia real.
Es solamente una fantasía que anticipa una futura situación de impotencia, pero que no está sustentada en un análisis racional, ni en hechos concretos actuales. Simplemente es una imagen mental que toma la atención, atrae sobre sí tu energía, se pone como centro de la mirada. Entonces, desperdicias tus recursos dando vueltas alrededor de la tal fantasía, la vas dotando de importancia, le das en cierta forma vida.
Por lo cual, te vas debilitando, perdiendo oportunidades, provocándote en realidad la impotencia en el momento presente.

Es decir, de tanto centrarte en una impotencia inexistente, terminas por fabricar una impotencia existente.
Y es a eso que apela el engañador (religioso, político, sindical, laboral, económico, familiar, el que sea).

Te daré algunos ejemplos, de diversas áreas.
Son solo ejemplos, para aclarar el punto teórico antes presentado, nada más.

El marido le dice a la esposa que está muy gorda, que así no es posible que alguien se sienta atraído por ella.
Que él no siente ninguna pasión, solo la rutina y la comodidad de saberla a la mano.
Que nadie, pero nadie puede querer o gustar de una mujer así.

El gurú le dice al incauto que su acción es pecaminosa, que anda perdido por la vida y que el dios está ofendido por su existencia .
Nada de lo que haga o diga podrá variar eso, porque la profundidad de su mal es inmensa.
No hay escape posible para una miserable alma como la suya.

El caudillo político le dice a la gente que la violencia es imparable, que no hay a la vista ninguna reforma del partido gobernante.
Afirma que consiguió datos alarmantes de trampas del gobierno y que son un tremendo escándalo que está tapando la prensa comprada por la élite dirigente.
Todo viene en picada y empeorando.

¿Te hiciste una idea con estos ejemplos?
Entonces, cuando el público queda alterado, en impotencia, sometido, es que el engañador ofrece la salvación mágica, única, indispensable y que solamente él conoce, posee y puede compartir.
Pero, nunca es gratis.
Bueno, quizás la primera vez, como un vendedor minorista de droga, para atrapar al consumidor en sus redes tramposas.
Siempre cuesta, y muy caro.
Y la venta se va incrementando, porque cada vez es mayor la presión sobre el consumidor.
Más son las amenazas, se sube el grado del miedo, para de esa manera vender más y más cara la promesa de poder.

Así va el engañador teniendo su asqueroso éxito, que en verdad es fracaso rotundo.

¿En qué parte de la ecuación te encuentras?
¿Qué harás para mejorar la cuestión?

https://www.facebook.com/belev18/photos/a.1591751340889361/2129865700411253/?type=3&theater

Deja un comentario