SHEMOT: Moral no es lo mismo que ética

Moral es la norma que dicta la sociedad.

Ética es la norma que decretó el Creador.
Ésta se encuentra codificada en nuestro ADN espiritual, que está más allá de cualquier opinión, voto o decisión humana.
Es decir, no depende de lo que nosotros consideremos, sino de la Voluntad del Creador.
Él nos ha revelado dicho código ético/espiritual en Sus mandamientos, los cuales son Siete para las Naciones (cada persona gentil, o no judía) así como en los 613 mandamientos de la Torá que son para el pueblo judío.
Estos mandamientos son la senda para expresar sanamente el código inherente a cada espíritu.
Es decir, al cumplir nuestros mandamientos estamos actuando éticamente, en concordancia con nuestro Yo Esencial, siguiendo la Divina Voluntad.

A veces las reglas morales coinciden con la Ética.
A veces pueden entrar en conflicto.

Cuando ocurre una divergencia es imprescindible navegar en contra de la corriente, aunque cueste, para mantenerse sincronizado con el Creador y Su código.
Por más que se reciban amenazas, hostigamiento, injurias e incluso cosas peores, el camino debiera ser el del Eterno, sin concesiones.

Y obviamente, cuando la moral sea religiosa e imponga sus creencias disparatadas, la opción sigue siendo la lealtad al Uno y Único y nunca la adoración del EGO institucionalizado socialmente (dioses de todas las religiones).

Como ejemplos que provee justamente esta semana la lectura de la Torá (parashat Shemot, tanto en lo literal como en la narración midráshica) de personas que con dignidad se opusieron a las costumbres y leyes antiéticas, te menciono a:
– las parteras de las hebreas;
– la hija de faraón;
– Iojebed, la madre de Moshé;
– Moshé cuando creció;
– Itró cuando estuvo en la reunión que decidió la “solución final del problema hebreo en Egipto”.

Gente que desde su lugar tuvo que optar y su decisión fue ética, aunque contraria a la moral.
Gracias a ellos el mundo pudo ascender a posiciones que no podían lograrse siendo ovejas del rebajo de la moral de su tiempo y lugar.

Deja un comentario