La mala simiente

Hay que ser extremadamente cuidadoso con las semillas que sembramos en nuestra mente y en la de la gente de nuestro entorno, en especial nuestros hijos.
Porque esas semillas mentales no se vuelan con el viento, sino que una vez que entraron al campo de nuestra mente tienden a permanecer allí, inactivas, agazapadas, dormidas, como si no tuvieran vida, como si no afectaran, hasta que se dan las condiciones necesarias para su despertar. Igualito que semillas de plantas en la vida real.
Entonces la semilla despliega sus raíces, va cobrando dimensión, se extiende, se ramifica, se conecta con otras semillas germinadas y se fortalece.

Si es una semilla de “mal pensamiento”, entonces hallará bien pronto terreno fértil para activarse, porque suele estar en sintonía con muchísimos de los contenidos oscuros y viles que forman el sustrato básico del Sistema de Creencias de la mayoría de las personas.
Una vez activada, atraerá más “malos pensamientos”, desarrollará otros, servirá como inspiración a que más semillas se vayan encendiendo y adueñándose perversamente del terreno mental.

Como entenderás, toda esta invasión está movilizada por energía anímica, emocional. Porque hay aspectos del mundo emocional que toman impulso en el Sistema de Creencias y encuentran maneras para manifestarse secuestrando funciones mentales.
Por ello, las malas semillas actúan con más rapidez y virulencia allí en donde el mundo emocional está descontrolado, reina el desbalance, los sentimientos no fueron trabajados racionalmente, los conflictos son habituales.

Como sin darnos cuenta, estaremos invadidos por esta cizaña, la mala hierba que crece sin control y que nos hace sentir en impotencia, nos llena de miedos, de confusiones, dudas, amarguras, angustias, creencias tóxicas y súmale todo lo que quieras a ese caos desorganizado y enfermizo.
Por supuesto que esto no es gratis, porque implica un altísimo costo para el que ha sido invadido.
Confusión emocional, dificultad para pensar, repetición de lemas, limitación mental, pérdida de energía en cuestiones irrelevantes y que desgastan.

Ejemplos de malas semillas mentales: soy inútil, Dios me castiga, Dios hace TODO por tanto mi sufrimiento te lo mereces, todo es para bien, no puedo, la gente como yo nunca triunfa, soy un fracasado, nadie me quiere, nadie me va a querer, mi historia es una profecía, si están a mi lado es aprovecharse de mí, el mundo es un infierno, solo los creyentes en X van al paraíso, la fe todo lo puede, confesar a X es ser salvo, todos los X son ladrones así que cuidado con ellos, vacunarse enferma, todo es culpa de los yanquis, las enfermedades son causadas por los pecados, la comida naturista es superior a la desarrollada tecnológicamente, Satanás causó que pecara, en otra vida fui un pecador por eso ahora sufro, si no entiendo porqué sufro es porque no tengo fe, tengo que saber el origen de mi sufrimiento para ser libre de él, debo ser tarado porque no entiendo X, si no hablo en lenguas es porque estoy poseído por un demonio, soy la culpable de la amargura de mis hijos, mis padres no me quisieron nunca y por eso nadie me quiere ahora, los astros determinan que me pase X, como soy Libra entonces pasa X, en el plano astral tengo superpoderes pero acá soy una escoria, si lo deseo el universo conspira para hacerlo, la vida es dura y nacimos para sufrir, hay que ganarse la vida trabajando duro, la plata nunca alcanza, disfrutar es para pervertidos, el sexo es malo, el mundo es malo, las «cosas del mundo» están contra «las cosas del espíritu», hay que dejar todo «en manos de dios», «dios cumplirá los deseos del corazón» de los que le buscan, las pruebas que se pasan «son para nuestro bien», el mal no existe, el feto no es un ser humano, abortar en todo caso es un acto bueno, las mujeres merecen peores sueldos, el lugar de la mujer es la cama y la cocina, el hombre varón solo piensa en sexo todo el día, vivimos en un «patriarcado», los hijos son de la mujer, la mujer es tratada menos que al hombre, puede hacerse mujer si se percibe a sí mismo como mujer, la sociedad entera es machista, la sociedad está vulnerando los derechos de la mujer, el hombre no puede velar por los hijos solo, el femicido es una clase especial de asesinato, uno es libre de “ser” lo que fantasea que es, Dios es uno de los dioses, si escribo en fonética hebrea tengo un poder especial sobre el resto de los mortales, el misticismo es para tontos, el racionalismo es para tontos, si no lo dice tal libro sagrado entonces no existe, si denuncia una mujer es verdad, si denuncia un hombre es verdad, decir todos es machismo, ni lo intento porque ya sé que no puedo, estoy viejo para cambiar, si siempre fue así porqué va a ser diferente, la ciencia es una engañabobos, todas las opiniones valen igual, la libre expresión me permite decir lo que se me cante como se me cante, la mujer puede extorsionar al ex para que pague la pensión o no podrá ver a los hijos, el hombre es quien debe mantener a la mujer, la mujer decide por el hijo menor sin tomar parecer de él ni del papá, solo la voluntad de la preñada decide si abortará sin consultar al padre, la justicia es únicamente para la mamá, con la pensión para el hijo se cubren los gastos de la madre, la homeopatía es una ciencia eficaz, el Reiki es real, hay una conspiración sionista de dominación mundial, el mundo me debe X, soy un tipo maravilloso que siempre tengo la razón, todo lo toco lo destruyo, mejor no intentarlo, más vale malo conocido, si lo dice el rabino X es verdad, si lo dice el pastor X es verdad, nadie puede cuestionar al pastor, cuestionar al pastor es signo del demonio, solo duda el que está esclavizado al demonio, los niños no preguntan, las preguntas son malas, somos pobres, dios se va a poner bravo si no me haces caso, a mí tu abuela me crió así, no llores que eres hombre, el día que me muera lo vas a lamentar, yo no expreso amor porque a mí no me lo expresaron, eres un amargo, nadie quiere a los gordos, ustedes son hermanos y están obligados a amarse así se falten el respeto, contigo nunca se puede contar para nada, los maricas lloran, no juegues con muñecas que es para mujercitas, los grandes nunca nos equivocamos, cuando hablan los grandes los chicos se callan, dios desechó al pueblo judío, el antiguo testamento no sirve, todas las religiones llevan a Dios, todos los dioses son el mismo Dios, Si no se bautiza va al infierno, los pobres son buenos y los ricos son malos, ser pobre hace que sea ladrón, todos los judíos son ricos, el Holocausto es el holocuento, Israel es un imperio colonialista y genocida, todo lo dicho por el Rebe es sagrado, no merezco que me quieran, no merezco el amor de Dios,…

Para limpiar esa maleza hará falta mucho esfuerzo, trabajo, dedicación, conocimiento y varias cosas más.
La guía de un experto en salud emocional puede ser útil.
Pero lo indispensable será el compromiso de la propia persona, que deberá querer llenarse de buenas semillas, de pensamientos realistas positivos, de no dedicarse a alimentar los malos pensamientos, de obrar construyendo SHALOM, de apartarse de los que le siguen sembrando malas semillas y varias cosas más.

Pero desde ya te digo que no es una tarea que se haga mágicamente y de manera veloz.
Las malas hierbas son muy difíciles de erradicar, además sus raíces se afincan en las partes más profundas e inaccesibles de la mente. Por si fuera poco, se han automatizado como hábitos negativos, por lo cual más ardua es el trabajo de erradicarlas y tienden a volver.

Además, no estamos libres de que nos siembren semillas a cada rato, sin quererlo nosotros o los que están diseminando creencias, emociones, informaciones y todo lo que constituye la mala simiente.
Un comentario al pasar, un gesto inadvertido, una sonrisa disimulada, una voz en la radio, un meme en internet… ¡tantas cosas operan como semillas!

Por supuesto que hay buenas semillas, pero escasean, no prenden tan fácilmente en el campo mental, precisan mucha dedicación… parece un desbalance injusto, pero así está planteada la cosa.
Dedicarse a encontrar estas semillas, fabricarlas, plantarlas, cuidarlas, es una fantástica obra.
Y muy bueno es compartirlas con los demás, porque cuanto más se fortalece tu entorno, más poderoso te vuelves tú.

Deja un comentario