CABALÁ de PESAJ

Habíamos enseñado que para alcanzar el mayor grado de libertad era imprescindible realizar un proceso de crecimiento, de revelación del poder interno que nos conecta con el Creador.

Este trabajo está simbolizado en los siete días de Pesaj y detallado en los 49 (7 veces 7) portales para ir cruzando entre Pesaj y Shavuot (en la época de la sefirat haomer).

Por medio de nuestro trabajo interno logramos quebrar el dominio del EGO (Ietzer haRá, haSatán, ángel SM) que es representado en Pesaj por el jametz. Sustituimos toda presencia de EGO, hasta la más mínima partícula reconocible debe ser suspendida de nuestra existencia, dejada de lado, obliterada, quemada. El jametz debe quedar confinado a su reducto propio, allí en donde es útil y provechoso, donde beneficia y no perjudica. Mientras toma la NESHAMÁ (espíritu, Yo Esencial, chispa Divina) la orientación de nuestra vida. Así nos transformamos en poderosa y nutritiva matzá, sencilla, contundente, vibrante, menospreciada por los alterados por el EGO pero que en verdad manifiesta la sincronía del Yo Vivido con el Yo Esencial.

Las siete cualidades, los siete pasos, los siete días de Pesaj se coordinan con las siete sefirot del dominio de la dimensión no etérea y que son las que tenemos que destrabar de las cáscaras y máscaras del EGO para lograr revelar en cada una de ellas la LUZ y explotar así el poder del infinito en nuestra vida y entorno.
Como enseña el ZOHAR, cuando logramos desplegar este proceso creativo en nuestro ser, desplegar el potencial de la LUZ de estos siete centros de poder, entonces el influjo redentor se expande por todo el cosmos, por nuestra vida y llegan sus efectos hasta el ciclo siguiente, el próximo Pesaj. No olvidemos que en el mundo de la limitación en el cual nos encontramos, es normal que se decaiga del nivel espiritual, que uno tenga que volver a remar para que la corriente no lo arrastre de vuelta a Mitzraim, o el mundo de la angostura, la caverna oscura que nos tiene preparado el EGO para sumergirnos en confusión y alienación de la LUZ.

Esto permite dar una explicación, entre otras, de porqué no completamos el Halel durante todos los días de Pesaj. Porque estamos trabajando en alcanzar la libertad, todavía no la conseguimos. Recién al séptimo día, de regocijo y compenetración con la santidad, es que pasamos de la vergüenza de Mitzraim a la libertad en la dimensión material. Por tanto, son días de alegría, pero no completa.

Pero, podríamos preguntarnos ¿qué ocurre con cada KLIPÁ (cáscara, energía perturbada, tendencia al caos, máscara irreal) que uno va desprendiendo de alrededor de la sefirá que realineamos con la LUZ?
¡Queda flotando al acecho en el espacio circundante!
Es decir, podemos caer nuevamente en el hábito engañoso y perjudicial, obturar el canal de energía y bloquearnos nuevamente en conductas nocivas y tóxicas.
Por esto, en parte, es tan estricta la Torá con el mandamiento respecto al jametz en Pesaj. No ingerirlo, no encontrarlo en nuestra posesión, pero tampoco verlo en nuestra propiedad. El corte con el aspecto negativo debe ser total, absoluto, quebrar cualquier lazo, hasta el más mínimo contacto puede provocar nuestro retorno al GALUT, el exilio con la consiguiente esclavitud.

Cuando lo ingerimos, queda en nuestro interior: lo físico y emocional (palabras destructivas).
Cuando lo encontramos, está en contacto con nuestro cuerpo: lo físico y social (acciones violentas).
Cuando lo vemos en nuestra propiedad, está enlazado mentalmente: lo físico y mental (creencias negativas).
Es decir, nuestro cuatro planos de la dimensión terrenal pueden perturbarse si no extraemos cada partícula de jametz, que es KLIPÁ, y la expulsamos a un espacio realmente vacío. Llevarla de inmediato al desierto, desterrarla allí, como se quitaba de la presencia el chivo expiatorio cargando con él los pecados.

Trabajemos construyendo SHALOM con pensamientos, palabras y acciones de bondad y justicia.
Estudiemos.
Hagamos nuestra parte.

Que tengamos un buen y libertario Pesaj.
Si quieres agradecer y colaborar para que la LUZ siga irradiando: http://serjudio.com/apoyo

Si quieres que te ayude para que logres liberar cada una de tus sefirot: http://belev.me/coaching-espiritual

(La imagen que el texto acompaña es obra original del artista Jonathan Ortiz Cardinale, actualmente residiendo en Chile)

Deja un comentario