El poder en la boca

Apreciado discípulo, espero que esta lección que nos brinda la sagrada Tradición entre con fuerza en tu corazón y despeje tu mente, así podrás disfrutar de la LUZ del Creador, con todo su bienestar, sanación, goce y prosperidad.

Encontramos que el más sabio de los hombres de la antigüedad dijo:

«נוֹקַ֥שְׁתָּ בְאִמְרֵי־פִ֑יךָ נִ֝לְכַּ֗דְתָּ בְּאִמְרֵי־פִֽיךָ:
te has enredado con los dichos de tu boca,
has quedado atrapado con los dichos de tu boca.»
(Mishlei/Proverbios 6:2)

¡Cuánta verdad en tan pocas palabras!

Debes cuidar con suma precaución lo que sale de tu boca, tanto como lo que entra.
Porque al principio pueden parecer palabras ligeras, que se vuelan con el viento y desaparecen.
Pero en verdad pueden tener un efecto nocivo, que enreda, que terminan por dejarte atrapado.

Dijiste algo, que no debía ser dicho.
Luego dices otra cosa para cubrir lo anterior.
Más tarde, estás tan embrollado, o confundido, que ya no encuentras como salir del atolladero.
Te metiste en un laberinto por el cual das vueltas y te sigues perdiendo.

Mejor es ser cauteloso y cuidar las palabras.
Decir lo que es bueno, justo y necesario que sea dicho.
Silenciar el resto.

Y cuando de mentiras o engaños se trata, ¡cuánto más aplica este consejo!
La limpieza en la palabra permite ir limpiando el pensamiento y sanando el sentimiento.
Llenar tu boca de bendiciones, alabanzas, agradecimientos, buena onda es el camino para equilibrar el mundo a tu alrededor y darle mayor poder a tu vida.

Por eso, evita las palabras negativas, las “malas palabras”, todo lo que implique obstruir la LUZ de HASHEM e impedir que llegue a tu entorno.

Tampoco es prudente participar de habladurías, entrometerse con chismosos, dejar que discursos tóxicos planten sus semillas negativas en tu interior, porque más tarde crecerán bosques venenosos que te estarán perjudicando.

Ya lo sabes, ahora a trabajar para hacer caso al consejo del rey sabio e inspirado por Dios.
Si no tienes nada bueno, justo y necesario para hablar, cállate.

Si te parece útil esta enseñanza, te agradezco que la agradezcas, la compartas y si quieres participar donando dinero para sostener nuestra institución, se agradece y bendice.
Puedes hacer llegar tu aporte económico a través de este link: http://serjudio.com/apoyo

Puedes pedir que sea para la elevación espiritual de un familiar o amigo que haya partido de este mundo, o para mérito por la salud de alguien, o simplemente porque eres de espíritu generoso y entiendes lo importante que resulta tu colaboración.
Gracias.

Deja un comentario