Los tres pilares de la fe

En la sagrada Tradición se nos enseña la importancia de la TEFILÁ, la TZEDAKÁ y la TESHUVÁ pues tienen numerosos efectos positivos para el individuo y la comunidad.
Uno de ellos, muy notable a esta altura del año, es que endulza las consecuencias de nuestros actos.
Es decir, mitiga la consecuencia negativa de nuestros errores, y hasta puede ser que lo que estaba encaminado para ser de sufrimiento cambie y se obtenga paz, gozo, bendición.
¡Si serán poderosos instrumentos que tenemos que conocer y aplicar!

En particular durante el mes de Elul, el que estamos ya casi finalizando ahora, porque son los elementos sustanciales para prepararnos para el Día del Juicio anual, que es en Rosh HaShaná.
Con mucho énfasis se precisan en este día y los que le siguen, hasta Iom Kipur, que es cuando el Juez entrega el primer veredicto acerca de nuestro futuro en el año que se inicia.

Por tanto, resulta indispensable tener una clara noción de qué es cada uno de estos tres pilares de la fe.
Veamos muy brevemente, porque hemos escrito cientos de estudios al respecto que tienes libres y gratuitos en http://serjudio.com

> TESHUVÁ, es tomar conciencia del lugar en el cual nos encontramos con la mejor versión posible de nosotros mismos y entonces quitarnos de encima las piedras que nos paralizan y comenzar a movernos en la dirección correcto. Frecuentemente se traduce como arrepentimiento, que si bien es una traducción correcta es enormemente parcial y limitada respecto a la verdadera entidad de la TESHUVÁ.

> TEFILÁ, es comunicarse con honestidad y amplitud con el Creador y por medio de esta acto reflexivo darnos cuenta de nuestra situación y la de nuestro prójimo, y por ello agradecer, rogar y también maravillarnos en alabanzas al Eterno. Es lo que conocemos como rezo o plegaria, y tiene una parte establecida por los Sabios y otra que es espontánea y nace del corazón de la persona.

> TZEDAKÁ, es ser activo en alcanzar la justicia social. Comúnmente le llamamos caridad, dádivas, donaciones de dinero, solidaridad.

Y existe un cuarto elemento que no suele mencionarse, porque está en la base misma, como fundamento que sostiene los pilares.
Es TORÁ, que es el estudio del mensaje que hemos recibido de la Revelación del Eterno, explicado por los Sabios Maestros y sus discípulos.

En la parashá de la semana, NITZAVIM, que siempre es leída antes de Rosh haShaná encontramos el siguiente pasaje:

«Llamo hoy por testigos contra vosotros a los cielos y a la tierra, de que he puesto delante de vosotros la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tus descendientes, amando al Eterno tu Elohim, escuchando su voz y siéndole fiel. Porque él es tu vida y la prolongación de tus días,»
(Devarim/Deuteronomio 30:19-20)

Hoy hemos repasado algunos de los instrumentos que nos abrazan a la bendición y la vida, que sea buena y mucha para todos nosotros y nuestras familias.
Si te ha sido de utilidad este estudio, te agradezco que te asocies a nuestra sagrada tarea de traer al Mesías pronto y en nuestros días, apóyanos económicamente: http://serjudio.com/apoyo

Shaná tová umetucá, shabat shalom.

Deja un comentario