Música: espíritu al mando

Para que la música penetre los sentidos, cobre vida, estremezca el alma, es necesario algo más que aprender una técnica de ejecución instrumental.

Es necesaria la inspiración, la maestría, el arte, ese brillo que no se produce por magia, ni por aburrida repetición de una técnica.

Es el espíritu puesto al mando, con las otras dimensiones en armonía.
Entonces la música está viva y hace estremecer.

La música es una importante puerta de entrada y vía regia para concientizar lo espiritual.
Por desgracia también puede ser usada para fomentar el caos, la división de la unidad, la amargura.

Tengamos esto en cuenta y tomemos un rato para meditar, para poner en paz nuestra mente, para arrullar las emociones, para permitir al espíritu estar al mando.

Deja un comentario