Lo íra ra

Famoso verso que lo habrás visto un millón de veces: «גַּ֤ם כִּֽי־אֵלֵ֨ךְ בְּגֵ֪יא צַלְמָ֡וֶת לֹֽא־אִ֘ירָ֤א רָ֗ע כִּֽי־אַתָּ֥ה עִמָּדִ֑י שִׁבְטְךָ֥ וּ֝מִשְׁעַנְתֶּ֗ךָ הֵ֣מָּה יְנַֽחֲמֻֽנִי: Aunque anduviere en valle de sombra de muerte, no temeré mal, porque Tú estás conmigo. Tu vara y tu cayado me darán consuelo.»(Tehilim/Salmos 23:4) Probablemente hasta lo hayas dicho otro tanto de ocasiones.Incluso […]

Que haya santidad no significa que encuentres a Dios

Ayer explicamos que hay un grado de santidad en todo lo creado: https://serjudio.com/creencias/santidad-de-jerusalnEs decir, no tenemos manera de desligarnos del Creador, porque una chispa de Su Esencia igualmente estará en cada átomo de Su creación.Para ascender en la escala de santidad, hasta el máximo grado posible para el humano, es que tenemos el código ético/espiritual, […]

Santidad de Jerusalén

El concepto santidad se define especialmente como aquello que está conectado al Creador.La sorpresa podría resultar en que no hay ni un átomo en todo el universo que no esté en esa situación.Por tanto, no existe contrario a la santidad.Lo que sí se encuentran son grados de cercanía con ella. Cuando Dios a los judíos […]

Para hablar DE Dios

Un lector/opinador en BELEV en Facebook, expresó lo siguiente: “Para que la vida en el universo sea posible son necesarios tres elementos fundamentales, tiempo, espacio y materia. Génesis 1: 1 En el principio ( Del tiempo) creó Dios los cielos (Espacio) y la tierra (Materia) El creador está más allá de esos tres elementos, ( […]

Entre religioso y shomer mitzvot

Hace unos días hice esta consulta en BELEV18 en Facebook: “¿Sabes las diferencias entre religioso y observante de los preceptos?”. Como es habitual, se llenó de variados comentarios, de todo clase y forma, desde los más adecuados hasta los cercanos al delirio. Pero, no estoy para juzgar, sino para enseñar.Por lo cual, permíteme darte ahora […]

La mala simiente

Hay que ser extremadamente cuidadoso con las semillas que sembramos en nuestra mente y en la de la gente de nuestro entorno, en especial nuestros hijos. Porque esas semillas mentales no se vuelan con el viento, sino que una vez que entraron al campo de nuestra mente tienden a permanecer allí, inactivas, agazapadas, dormidas, como […]