Que haya santidad no significa que encuentres a Dios

Ayer explicamos que hay un grado de santidad en todo lo creado: https://serjudio.com/creencias/santidad-de-jerusalnEs decir, no tenemos manera de desligarnos del Creador, porque una chispa de Su Esencia igualmente estará en cada átomo de Su creación.Para ascender en la escala de santidad, hasta el máximo grado posible para el humano, es que tenemos el código ético/espiritual, …
Seguir leyendo Que haya santidad no significa que encuentres a Dios

Para hablar DE Dios

Un lector/opinador en BELEV en Facebook, expresó lo siguiente: “Para que la vida en el universo sea posible son necesarios tres elementos fundamentales, tiempo, espacio y materia. Génesis 1: 1 En el principio ( Del tiempo) creó Dios los cielos (Espacio) y la tierra (Materia) El creador está más allá de esos tres elementos, ( …
Seguir leyendo Para hablar DE Dios

El Dios oculto

El Creador permanece oculto en este mundo material, porque así Él lo ha decretado.Te daré dos razones, probablemente hay más y casi seguro que existen algunas imposibles siquiera de imaginar por cualquier mente de criatura. Ni siquiera lo más sabios entre los profetas, más proféticos entre los sabios, podrían ser capaces siquiera de arañar su …
Seguir leyendo El Dios oculto

La magia del problema

Una persona con toda la buena intención del mundo, pero con escaso conocimiento de las cuestiones espirituales (poco contaminadas por religión), me envió la imagen que acompaña a este texto. Si por algún motivo no puedes leerlo, te cuento que dice que la palabra “be’aia” (en hebreo problema) es en realidad formada por las letras …
Seguir leyendo La magia del problema

TEFILÁ, el rezo

Dios es absolutamente diferente a todo. No hay palabra, imaginación, sueño, idea, sentimiento, silencio, luz, símbolo, creencia, anhelo o lo que fuera que tenga siquiera la posibilidad de aproximarse a describir algo de Él. Por tanto, cuanto menos se habla DE Él, más sano es para todos. Desde hace milenios los profetas nos enseñaron a …
Seguir leyendo TEFILÁ, el rezo